.
.
1.- CONTEXTO
SI queremos interpretar correctamente un texto, tenemos que considerar la situación real de comunicación en la que ha surgido el texto; el conjunto de informaciones no lingüísticas que interfieren en un texto podemos definirlo como contexto. Cuando leemos, además de en la correcta descodificación de los códigos verbales, tenemos que reparar:

  • la situación espacio-temporal en que tiene lugar la comunicación,
  • la relación del autor con el tema:
    • su posicionamiento ideológico, estético,
    • el nivel de conocimiento,
    • la actitud,
    • proceso de escritura del texto,

  • la relación del autor con el lector:
    • intención comunicativa,
    • definición del perfil para el que escribe,
    • asignación de papeles,
    • grado de proximidad,
    • grado de homogeneidad del conocimiento del tema,

  • canal comunicativo:
    • oral,
    • escrito,
    • audiovisual,
    • multimedia,

  • conjunto de normas que rigen el intercambio comunicativo.

.

2.- ÁMBITO de USO
Con la terminología /ámbito de uso/ identificamos las distintas formulaciones de un texto en función de las variables que definen la situación comunicativa del hablante. Así, el conjunto de variables se cristalizan en distintas “plantillas” según:
  • estructura
  • recursos lingüísticos
    • selección de vocabulario
    • complejidad sintáctica
    • nivel de codificación
  • intención/implicación del hablante

El conocimiento de estas plantillas, condicionadas por el ámbito de uso, facilita la comprensión del texto y, por tanto, la utilidad y la eficacia del esfuerzo lector.

Entre los ámbitos de uso más frecuentes:
  • La lengua en el aprendizaje
  • La lengua en los medios de comunicación
  • La lengua en las relaciones interpersonales
  • La lengua en las instituciones
  • La lengua en la literatura





2 veces editada esta página.
La última revisión ha sido realizada en Jan 18, 2010 2:46 am GMT por - txetxu_garaio txetxu_garaio.
.